A diferencia de los empleados de las grandes empresas hoteleras, los propietarios y empleados de pequeños alojamientos privados tienen que ser polifacéticos para poder gestionar eficazmente sus operaciones diarias. Tienen que entender y tratar con un montón de diferentes áreas al mismo tiempo, incluyendo ventas y marketing, alimentos y bebidas, limpieza, mantenimiento técnico, etc.

La gestión eficaz de las operaciones diarias es uno de los principales puntos de éxito. Es fundamental para controlar los gastos y ofrecer un servicio de calidad.